Muchas píldoras para perder peso tienen ingredientes que dicen absorber  las grasas para que puedas comer lo que quieras sin que se depositen en tu  cintura.  Lo que no te dicen es que la grasa que absorben saldrá de tu cuerpo en forma de excrementos grasosos y malolientes. Estás avisada.  Además, recuerda que tu cuerpo no almacena grasas porque las comes.  Eso es un punto de vista simplista y antiguo.

Tu cuerpo almacena grasa cuando no bebes suficiente agua, no respiras suficiente oxígeno y tus niveles de  insulina son demasiado altos. Por eso, debes evitar las comidas con azúcar o  almidón, beber mucha agua y respirar profundamente todos los días.  Aléjate de las píldoras que dicen «quemar» las grasas. Lo único que hacen  es intensificar tu metabolismo. Esencialmente, son anfetaminas legales. No  son tan peligrosas como la metanfetamina, pero se le parecen demasiado co-  mo para considerarlas inocuas.  Algunos ingredientes tienen sentido: el cromo afecta directamente la  metabolización del azúcar, así que asegúrate de que tu multivitamínico lo contenga.  Algunos ingredientes exóticos prometen reducir el apetito y acelerar la que-  ma de grasas que realiza tu metabolismo. Quizás algunos funcionen de manera segura y saludable, pero no estoy convencida, así que mi recomendación es que no te molestes en probarlos.  

Recuerda, la gente delgada no tiene tiempo para investigar sobre píldoras  para perder peso, así que ¿por qué tú sí?  Recuerda, eres una persona delgada que tiene unas libras de más en este  momento y está en el proceso de perderlas.  Un consejo final es que vuelvas a leer el capítulo acerca del cortisol para  que tengas presente las formas de reducirlo.  Hablamos de la relajación y la meditación, pero otros métodos también  funcionan.  No están directamente relacionados con la pérdida de peso, pero son  importantes:  Reír.  Escuchar música relajante.  Recibir masajes.  Sal con amigos que te hagan feliz, escucha música y diviértete con ellos.  Solo evita comer como un cerdo cuando sales.  
  Ahora debes continuar sola: estás lista para volverte tan delgada como te  imaginas  Avanzamos mucho en solo unas pocas páginas.  Aquí hay un breve resumen.  Primero y principal, decidimos aceptar nuestra responsabilidad por la rela-  ción que tenemos y tendremos con la comida. También decidimos perder el  sobrepeso.  Entendimos que ninguna dieta es milagrosa y que podemos perder peso  usando el sentido común al comer; reduciendo el azúcar, el almidón y las gra-  sas, y comiendo carnes magras, aves, pescado, lácteos, frutas y vegetales con  moderación.  Aceptamos que todos cometemos errores ocasionalmente. 

Cuando esto  ocurra, aprenderemos de ellos y continuaremos nuestro camino hacia la buena  salud y un mejor estado físico.  Establecimos  la relación entre el exceso de peso y el estrés, especialmente  mediante la hormona cortisol.  Comenzamos a respirar profundamente diez veces, tres veces al día, y luego a relajarnos. Durante la relajación visualizamos cómo nos veríamos si fuéramos delgadas. Usamos esas visualizaciones para vivir disfrutando la vida como lo hace la gente delgada.  

-
Facebook Twitter Pinterest Flickr Instagram LinkedIn share
online portfolio